Cogeneración: Producir y consumir a la vez.🏭💹✅

Por: I.Q.I Itzel Lopez


En la actualidad es bien conocida la existencia de las energías alternas, se han desarrollado tecnologías para aprovecharlas tanto como se puedan, principalmente por la ventaja aplastante que presentan frente a las fuentes de energía tradicionales: no tienen el mismo impacto ambiental y provienen de fuentes renovables. Pero ¿Por qué si desde hace años conocemos las fuentes de energía renovable, aún no podemos sustituirla? Bueno, es que por más ventajas que presenten al medio ambiente, aplicarlas en la industria es complicado por la estabilidad que necesita la red eléctrica y no es posible depender de una sola fuente de energía renovable, lo cual complica aún más su implementación.


Entonces ¿Esto quiere decir que no existe una alternativa real para dejar de utilizar los combustibles fósiles? Tal vez por ahora estemos limitados para poder adaptar totalmente las fuentes de energía renovables a las grandes industrias, pero podemos reducir el impacto que tiene el uso de los combustibles fósiles en el medio ambiente con: La cogeneración.

En sencillas palabras, la cogeneración es la producción de electricidad y calor simultáneamente. Es decir, se trata de un sistema de producción con una alta eficiencia porque se obtiene energía térmica y energía eléctrica en un proceso único, valiéndose de la tecnología para sacarle el mayor provecho al combustible primario utilizado que en centrales convencionales, termina desperdiciándose.

Se dice que es eficiente porque con menor cantidad de energía se pueden llevar a cabo los mimos procesos realizados anteriormente, gracias al aprovechamiento de la energía residual como una generación de potencia.

Otra de las ventajas es el ahorro de la energía primaria. Como combustible se pueden utilizar los tradicionales (gas, combustóleo, etc.) pero también te permite introducir aquellos combustibles verdes como la biomasa, el biogás o el hidrógeno que, si bien no tienen una huella de carbono cero en su proceso, se logra disminuir considerablemente la emisión de CO2.


Según el combustible que se utilice y la tecnología que sea aplicada, tenemos diferentes tipos de centrales de cogeneración:

Actualmente el combustible más utilizado es el gas natural, pero en un futuro se podría llegar a implementar alguno de los combustibles verdes mencionados anteriormente, reduciendo costos, dependencia de combustibles fósiles, disminuyendo aún más las emisiones de CO2.


Es importante mencionar que la cogeneración se aplica tanto en la industria como en los enormes edificios donde se emplea la energía térmica como medio de calefacción (micro cogeneración) un ejemplo de ello es Avedøre, un pequeño suburbio de Copenhague el cual aprovecha el calor residual generado por 4 plantas de cogeneración, 4 incineradoras de residuos y más de 50 calderas con una producción de calor de alrededor de unos 30,000 terajulios. Todo un pionero en poseer un sistema de calefacción eficiente y electricidad urbana simultáneamente, ejemplo que ha servido para que Japón y otros países nórdicos apuesten por sistemas similares al de Copenhague.


Las ventajas de hacer dos cosas al mismo tiempo sin desperdiciar nada, parecen inmensas, lo que nos llevaría a pensar que estamos frente a la mejor opción para la transición energética que necesita a gritos el planeta ya que logra reunir los 3 ejes de la sostenibilidad en la industria:

  • Medioambiental: Obteniendo una mayor eficiencia, implementando combustibles verdes y arrojando menos emisiones.

  • Social: Protegiendo los miles de empleos que genera la industria.

  • Económica: Asegurando la competitividad a medio plazo.



Tal vez la transición sea complicada por gestión de todas las vertientes que se deben gestionar de manera flexible y dinámica, lo cual nos lleva a cambiar de paradigma para que la industria ya no sea un simple consumidor, sino también pueda producir y consumir a la vez.


Referencias Bibliográficas:

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo