Partículas suspendidas: Enemigos microscópicos🌬🍃🔬🦠

Por: I.Q.I Itzel Lopez.



En estos últimos días (y años) se ha hecho más común escuchar sobre el programa “Hoy no circula” que principalmente se activa en la Ciudad de México y algunas veces en el Valle de México (que ya no se refiere solamente de a la Ciudad de México, sino a los estados que se encuentran alrededor de ella como el Estado de México, Puebla, Hidalgo, etc.)


Esta medida a más de un automovilista no le cae para nada bien y causa problemas en más de un tipo de transporte colectivo como el metro (en donde a empujones tratan de llegar a tiempo a sus trabajos); pero lejos de enojarnos y pedir que mejor se le impongan sanciones a la industria (que no trabajaría tanto si la demanda de sus productos o servicios fuera tan alta) deberíamos interesarnos en saber por qué es que se ha llegado hasta el punto de que nos digan cuándo podemos circular en nuestro auto particular y cuándo no.


El objetivo de este programa es prevenir, minimizar y controlar la emisión de contaminantes. Pero ¿Es acaso la emisión vehicular la única fuente de esos contaminantes?, ¿Qué son esos contaminantes y por qué es tan importante prevenir, minimizar y controlarlos?


En condiciones ideales, el aire es una mezcla que se compone en mayor medida por oxígeno y nitrógeno, el pequeño porcentaje restante lo conforman otros gases como los inertes. Y decimos que “idealmente” porque en la práctica el aire trae mucho más que sólo eso. El aire puede mezclarse con partículas sólidas y otros gases que no forman parte de la composición original del aire; a estos les llamamos contaminantes. Uno de los contaminantes que resalta entre todos por su tamaño, son las partículas suspendidas. Estas partículas son una mezcla de compuestos sólidos o líquidos muy pequeños, microscópicos que tienen una densidad mayor que la del aire (por lo que se deberían depositar en el suelo más rápidamente) pero por el tamaño que presentan, la humedad y la temperatura del medio ambiente, se encuentran mezclados y dispersos en el aire. La preocupación de estas partículas radica en su composición química, en su tamaño y en la permanencia de estas partículas en el medio a.mbiente ya que impactan gravemente en nuestra salud como lo veremos más adelante.


Tamaño de la partícula


El tamaño de partícula es de suma importancia y por ello existe una clasificación en torno a esto. La forma de las partículas es compleja porque no poseen una forma definida en la cual podamos clasificarlas, entonces se utiliza el diámetro aerodinámico. El diámetro aerodinámico no se refiere precisamente a que sea una esfera. La palabra aerodinámico hace referencia a un indicador que toma en cuenta la velocidad constante a la que se mueve la partícula suspendida que es arrastrada en el aire por acción del fluido en el que se encuentra, es decir, por el mismo aire. Esta velocidad nos sirve para clasificar las partículas suspendidas según el comportamiento de partículas que sí son esféricas con un diámetro y densidad definidos. Así es como llegamos a la clasificación más importante como indicador de la calidad del aire. Mediante estudios se demostró que la mayoría de las partículas en la atmósfera tienen un tamaño menor a 40 𝜇𝑚 y con investigaciones sobre los efectos en la salud de estas partículas, se llegó a que las partículas

con un diámetro aerodinámico de 10 𝜇𝑚, son inhaladas y entran a nuestro sistema respiratorio dejando severas secuelas.


Posteriormente se enfocaron en tamaños menores a 10 𝜇𝑚: fracción gruesa (2.5−10 𝜇𝑚), fracción fina (menores a 2.5 𝜇𝑚) y ultra finas (menores a 1 𝜇𝑚); ya que el tamaño cada vez más pequeño se debe a reacciones químicas secundarias que se llevan a cabo en la atmósfera. Las características de cada tamaño se enlistan en la siguiente figura.


Entre más pequeño sea el tamaño de las partículas suspendidas, mayor será su capacidad de penetrar a partes más profundas del sistema respiratorio.

Composición química.


La principal diferencia entre las partículas suspendidas y los contaminantes gaseosos radica en su composición. Los contaminantes gaseosos están plenamente identificados mientras que la composición de las partículas puede ser muy diversa y va a depender mucho de su procedencia. Otro factor que influye es el lugar en que se esté realizando el análisis, en una región costera será normal encontrar cloruro de sodio en su composición debido a la sal del mar. Mientras que se si el origen de las partículas es geológico, vamos a encontrar óxidos de hierro, calcio, sílice y aluminio.


En procesos de combustión se obtienen partículas de carbón y compuestos inorgánicos de los minerales que contienen los combustibles. Algo similar nos vamos a encontrar cerca de algunas industrias en donde no sólo se van a encontrar partículas provenientes del producto obtenido, sino también de las materias primas.


Las partículas que provienen de todas esas fuentes que utilizan gasolina, son una mezcla de carbón orgánico, carbón elemental y pequeñas trazas de metales y sulfatos. Esta fuente de carbón orgánico contribuye con el 26 – 88% del total de partículas suspendidas que provienen de esta fuente. En cuanto al carbón orgánico, se han encontrado compuestos orgánicos con elevado peso molecular e hidrocarburos aromáticos policíclicos. También se llegó a encontrar plomo en las emisiones de vehículos por el aditivo que se le agregaba al combustible.


Las partículas suspendidas que emiten los vehículos que usan diésel, están compuestas por carbón elemental (70 – 80%), hidrocarburos pesados (23 – 13%) y sulfatos (7%), aunque los porcentajes en que se encuentran varían de acuerdo a variables como temperatura, sistemas de inyección, combustibles y catalizador.


Como vemos, hay componentes que están presentes en menor o mayor medida, de acuerdo al tipo de partícula y de su fuente de emisión.


Ahora que ya sabes qué son las partículas suspendidas y qué es lo que realmente podrías estar respirando con el aire de la ciudad, ¿Qué soluciones propones para ayudar a mitigar sus emisiones?


Referencia bibliográfica:


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo