top of page

Educación ambiental: La importancia de educar a los más pequeños.👩🏻‍🏫👦🏻👧🏻

Por: I.Q.I. Itzel Lopez

En la lucha contra el cambio climático es crucial incluir a todos sin importar nuestra edad, especialmente a las generaciones más jóvenes: los niños. Debemos tomar en cuenta que ellos son los que vienen detrás de nosotros y si desde pequeños se involucran en la educación ambiental, podrán continuar con el cuidado del medio ambiente, de toda la vida silvestre y del planeta, durante toda su vida.


Es sabido que cuando somos niños, aprender es mucho más sencillo y rápido, debido a que la plasticidad cerebral es mucho mayor, a diferencia de cuando somos adultos. Es por ello que organismos como la UNESCO han planteado casi como mandato que la educación ambiental debe impartirse en la escuela, aunque esta no sea la única forma de impartir educación ambiental.


Pero ¿qué es la educación ambiental? La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) la define como

un proceso mediante el cual se permite investigar sobre temáticas ambientales, involucrarse en la resolución de problemas y tomar medidas para mejorar el medio ambiente, obteniendo como resultado un conocimiento más profundo de las temáticas ambientales, y un pensamiento más crítico para tomar decisiones informadas y responsables.

Esto se puede reflejar en los 4 objetivos de la educación ambiental para niños, enunciados por la directora de la UNESCO, Irina Bokova, durante el IX congreso de mundial de educación ambiental (WEEC) celebrado en Vancouver en 2017:


  1. Concientizar y sensibilizar a los niños ante los problemas medioambientales.

  2. Fomentar su interés por el cuidado y la mejora del entorno.

  3. Desarrollar en ellos la capacidad de aprender a cerca del entorno que les rodea.

  4. Ampliar sus conocimientos ecológicos en temas como energía paisaje, aire, agua, recursos naturales y vida silvestre.



La integración de una materia que hable sobre la educación ambiental en la educación primaria, ha arrojado resultados alentadores según los estudios realizados por ejemplo en la provincia de Sakarya en Turquía. Los resultados obtenidos dejaron ver que efectivamente los estudiantes que habían recibido este tipo de orientación en materia ambiental tendían a desarrollar un sentido de preocupación y un pensamiento más crítico en cuanto a la propuesta de soluciones para el cuidado del medio ambiente y su participación activa en programas que tienen como finalidad preservar el medio ambiente. A su vez, también demostró que el nivel socioeconómico influye bastante en el desarrollo de este pensamiento por las oportunidades y herramientas que poseen los niños provenientes de niveles relativamente altos, en comparación de un niño que provenga de un nivel socioeconómico menor. Además de esto, también destacó la importancia en la formación pedagógica de los profesores encargados de impartir esta materia y la relevancia que tiene, que estos profesores estén realmente convencidos de la importancia de generar consciencia y no sólo lo platiquen, sino que lo demuestren con sus actitudes.



Esto nos pone a reflexionar sobre 2 puntos importantes: el primero tiene que ver con el entorno de los pequeños. Si bien se pretende concientizar, fomentar, desarrollar y ampliar sus conocimientos ecológicos en la escuela, la educación recibida en casa también influye. En la escuela tal vez se pretenda despertar su curiosidad a cerca del tema, pero no sólo en ese ambiente social van a obtener información relacionada al tema, lo ideal sería que también en casa se le proporcione información,orientación y se le haga participe de actividades que logren fijar más fuertemente los conocimientos que se le están brindando en la escuela. El segundo punto tiene que ver con nuestra actitud como adultos. No basta con estar conscientes del problema, tenemos que participar activamente, con acciones que demuestren nuestra convicción por evitar dañar aun más con nuestras acciones el medio ambiente.


Ahora bien, hay artículo que nos habla sobre la alternativa que ha sido adoptada en Macedonia. Y es que ellos a través de la literatura apelan a las emociones para despertar en niños y jóvenes, sentimientos de humanidad y solidaridad universal. Tratando de generar con historias lo que ellos han denominado “ecocentrismo” que no es más que enseñar que se puede coexistir balanceando la naturaleza con nuestras actividades cotidianas, dejando de lado el homo centrismo que sólo nos ha hecho enfocarnos en nuestras “necesidades” que más bien son comodidades encubiertas por herramientas tecnológicas que más bien deberían ser utilizadas para desarrollar nuevos conocimientos y no solamente para cubrir comodidades que nos distraen de lo realmente importante: preservar el lugar en el que vivimos.


Referencias Bibliográficas:

112 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page