top of page

Efecto del flúor en el organismo humano🦷🦴🚩‼⚠

Por: I.Q.I Itzel Lopez


Continuando con la serie de contaminantes que se pueden encontrar en el agua potable y no ser perceptibles a simple vista, hablaremos sobre el flúor.


Desde pequeños, en México, se nos enseña que el Flúor es un elemento importante para nuestra salud bucal, por las campañas en las que se resalta su poder anti – caries puesto que ayudan al fortalecimiento del esmalte en los dientes ya que les retorna fosforo y calcio (remineraliza). Inclusive existen tratamientos auxiliares en la administración tópica de flúor en los dientes para aquellos que son muy propensos a padecer de caries. Pero, no es igual la difusión acerca de los resultados de consumir agua potable con flúor en elevadas concentraciones, y mucho menos que en algunas zonas del país lo consumamos involuntariamente y sin conocer las consecuencias.


Para iniciar, el flúor es uno de los elementos de la tabla periódica perteneciente a la familia de los halógenos, con número atómico 9, elemento no metal más energético químicamente. Es altamente reactivo y tóxico, puede entrar en contacto con muchas sustancias y reaccionar de manera violenta con aquellas que contienen hidrógeno. Se encuentra en la corteza terrestre y es igual de abundante que el carbono, nitrógeno y cloro.

El flúor puede encontrarse en el agua potable debido a diversas fuentes. Por las descargas de la industria del aluminio principalmente (ya que se utiliza para reducir la viscosidad de la escoria, formar electrolitos, etc.), fosfatos, carbón, fertilizantes, cerámica, acero, conductores, petróleo, vidiro, etc. También provienen de la incineración de plásticos y textiles fluorados. Aunque, la principal fuente del ion F- es de origen geogénico, es decir, por las rocas que contienen flúor como las criolitas (Na3AlF6), piedras de cal y rocas sedimentadas, las fluoropatitas provenientes de rocas ígneas y metamórficas. La lixiviación de los minerales que contienen flúor (en forma de 𝐹−) debido a la interacción entre las rocas y agua dan como resultado una concentración alta en las aguas subterráneas.


La OMS recomienda una concentración de flúor de 0.7 𝑚𝑔⁄l, límite que es provisional ya que se deben de tomar en cuenta la ubicación geográfica, tecnología de la que se dispone para retirar dicho contaminante del agua, etc. En México el límite de F- permisible indicado por la NOM-127-SSA1-1994, “Salud Ambiental. Agua para uso y Consumo humano. Límites permisibles de calidad y tratamientos a los cuales debe someterse el agua para su potabilización”, es de 1.5 𝑚𝑔⁄l, pero como en el caso del arsénico, hay zonas a lo largo de México que superan esa concentración en el agua potable como se podrá observar en la tabla 1, hay lugares en donde la concentración llega hasta 45.21 𝑚𝑔⁄l en la capital de Durango, exactamente en el pozo 16 de septiembre. Entre los estados de los que se tiene registro por presentar concentraciones mayores a lo establecido, tenemos: Baja California, Chihuahua, Coahuila, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, San Luis Potosí, Zacatecas, Aguascalientes y Sonora. Por lo que el agua que presenta la mayor concentración de fluoruros corresponde a recursos hídricos localizados en zonas montañosas.



Ahora, los efectos que causa el alto contenido de fluoruros en el agua potable, son preocupantes. La vía de incorporación de flúor al organismo es digestiva, cerca del 90% del flúor consumido es absorbido en el estómago. El 10% restante se fija en los huesos si se trata de un adulto.

En los niños, el 50% se fija a la estructura ósea y el otro 50% se desecha a través del riñón.


Una de las afecciones más comunes y visible es la fluorosis dental ,que se caracteriza por el manchado de color café en el esmalte de los dientes, también provoca la fluorosis esquelética (cuando la concentración está entre 1.5 𝑚𝑔𝑙⁄ y 4 𝑚𝑔𝑙⁄ ) que se presenta con dolor en las articulaciones y rigidez.




En casos muy severos la estructura del hueso puede cambiar y los ligamentos pueden calcificarse, provocando daños y dolor en los músculos. También puede originar la degeneración de fibras musculares, niveles bajos de hemoglobina, sed excesiva, erupciones cutáneas, depresión, dolor abdominal, sensación de hormigueo. A largo plazo provoca alteraciones en la función del hígado, aparato digestivo, respiratorio, endócrino y reproductivo.

Otro de los efectos a largo plazo por el consumo de flúor que ha sido ampliamente estudiado, es sobre el sistema nervioso. El flúor es capaz de pasar a través de la barrera hematoencefálica y realizar cambios bioquímicos y funcionales en el sistema nervioso durante la gestación puesto que se va acumulando en el tejido nervioso antes del nacimiento, relacionándose con trastornos en el aprendizaje, reducción en la producción de neurotransmisores y modificación en las neuronas. Algunos estudios han encontrado que a alto consumo de flúor se disminuye la inteligencia de los niños, dificulta el aprendizaje, altera la memoria y la organización visuoespacial.


Conocer los efectos de consumir agua potable contaminada con flúor y la ubicación geográfica de los puntos en los que se encuentra a una concentración alta en el agua subterránea es de vital importancia; sin embargo, de nada nos sirve poseer esta información si no se realizan acciones que ayuden a disminuir el número de individuos expuestos a semejante peligro. A finales del 2019 se reportó que la Universidad Northwestern, Estados Unidos, había desarrollado una prueba más rápida y económica para detectar niveles altos de flúor en el organismo y así evitar que las personas siguieran enfermando de fluorosis. Sin embargo, los individuos que se encuentran principalmente expuestos a estos padecimientos, son personas de escasos recursos, los cuales no tienen otra opción que consumir directamente el agua de la llave y utilizar siempre esa agua para cocinar. Aplicarse una prueba para saber si tiene altos niveles de flúor en el organismo no es una opción viable, ni siquiera presenta una opción debido a que no están ni mínimamente conscientes del peligro que corren en su vida diaria, debido a que son los que menos tienen acceso a la información.


Por lo que las soluciones deben plantearse en la parte administrativa de estos servicios. Aunque los residuos del sector industrial se lleguen a estar filtrando y dañando la calidad del agua subterránea, lo cierto es que la ubicación geográfica de los puntos de extracción

de agua potable, juegan un papel importante en el contenido de diversos contaminantes tóxicos para el organismo.


Las actividades que podemos realizar y están a nuestro alcance incluyen el no consumir ni tampoco cocinar con agua que provenga directamente de la llave, hacer conciencia de que los más pequeños son los más vulnerables y por eso si se está en etapa de gestación, lo más recomendable es ingerir en menor medida de lo posible, agua de la llave si es que se encuentra en o cerca de las zonas que sufren ese problema de contaminación de sus aguas subterráneas.


Referencias Bibliográficas:




20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page