El costo de proteger tu piel durante vacaciones.🧴☀🌊

Por: I.Q.I Itzel Lopez.


¿Cómo dañan los bloqueadores solares la flora y fauna del mar?


Durante el periodo vacacional que se da en estos días de abril, la mayoría elige destinos vacacionales con playas para poder refrescarse del incesante calor y las altas temperaturas que se registran durante estas primeras semanas de primavera, para proteger nuestra piel de la exposición excesiva que podría ocasionarnos daños tisulares (en los tejidos) y/o sistémicos, es importante utilizar un fotoprotector, pero, ¿Cuántas veces te has puesto a pensar en lo que contiene el protector solar que utilizas? y ¿Cuántas más has pensado sobre los efectos de los componentes de ese fotoprotector que tal vez cuide tu piel pero no haga lo mismo con la flora y fauna del mar?


Lo más seguro es que el colocarte protector solar para evitar esa sensación de ardor en el cuerpo después de un día entero en la playa, o simplemente para lograr un bronceado espectacular, te parezca una acción inofensiva, pero a continuación, vas a descubrir que realmente es todo lo contrario y que deberías de poner más atención de la que crees, en la elección de tu bloqueador solar.


Comencemos con la definición de contaminante emergente. Un contaminante emergente es todo aquel contaminante que no es nada desconocido y que su presencia en el ambiente tampoco es nueva, pero los efectos de su presencia en el medio ambiente, sí que lo son. Dentro de la lista de contaminantes emergentes están fármacos, compuestos pefluorados, hormonas, drogas de abuso, productos de cuidado e higiene personal. Y es en esta última categoría que entran los protectores solares.


Los protectores solares tienen como ingredientes activos a filtros solares hidrosolubles y liposolubles, cuya función es reflejar, dispersar y/o absorber una parte del espectro de radiación solar. Estos se dividen en dos tipos:

  • Inorgánicos: Se refiere a principios activos que aprovechan los fenómenos físicos de reflexión y/o refracción de la luz y lo transfieren en forma de calor, para evitar que la radiación solar dañe nuestra piel (por eso se conocen como físicos). Forman una barrera entre la piel y el sol. Solamente reflejan el 10% de los rayos UV y el resto lo convierten en calor como pasa con el segundo tipo. Algunos ejemplos son: el dióxido de titanio (presente en nanopartículas) y el óxido de zinc.

  • Orgánicos: Estos principios activos actúan mediante reacciones químicas. Se absorben en la piel y estos a su vez absorben los rayos del sol antes de que penetren la piel y puedan causar severos daños. Algunos ejemplos: octinoxato, oxybenzona, 4-metilbencilideno alcanfor (4-MBC), etc.

Ambos tipos de filtros solares han sido ampliamente usados tanto en protectores solares como en shampoos y otros cosméticos, pero recientemente han sido puestos bajo la lupa, debido a numerosos estudios que demuestran el alto impacto que tienen en la vida marina.

Al momento de meternos al mar con el bloqueador solar esparcido en el cuerpo, vamos dejando residuos de este producto que producto (según el tiempo que estemos en el agua) y si esto lo multiplicamos por todas las personas que llegamos a meternos al agua, la cantidad de residuos de bloqueador solar se traduce a kilogramos.


En la conferencia Goldscmidt Geochemistry realizada en Boston, científicos expusieron los hallazgos que obtuvieron del estudio realizado en 3 playas de Marsella (Francia), relacionados al alto impacto que tiene el dióxido de titanio. Los investigadores descubrieron concentraciones diarias entre 15 y 45 microgramos por litro en el agua estudiada, lo que equivale a un numero bastante considerable de kilogramos de nanopartículas de titanio por cada periodo vacacional en las playas. El investigador principal del estudio, hizo un estimado de 1.5 kg de dióxido de titanio liberado por día, 54 kg en los dos meses más importantes de verano, “una cifra significativa” señaló el experto. El dióxido de titanio se vuelve tóxico para los organismos acuáticos uva vez en el agua.


Otros estudios han demostrado que el octinoxato daña las larvas de coral y es el responsable del blanqueamiento de corales junto con la oxybenzona. Incluso en Hawái se aprobó un proyecto de ley que prohíbe todos los productos que contengan cualquiera de los 2 filtros solares antes mencionados.


Y ¿qué significa “blanquear los corales”? Es literal, cuando los corales pierden sus colores espectaculares y llamativos, quedando totalmente blancos. Lo preocupante es que esos colores son causados por las zooxantelas, algas microscópicas que viven dentro de los corales en una relación simbiótica ayudándose mutuamente a sobrevivir. Cuando los corales se estresan, expulsan las algas que, conforme van desapareciendo, el coral se desvanece hasta quedar completamente blanco. Los corales más jóvenes son muy susceptibles a los efectos de su principal enemigo: el octinoxato, a diferencia de los corales con más antigüedad que suelen ser más resistentes, pero lentamente comienzan a acumularlo en sus tejidos, dañando su ADN, deformando las crías e incluso matándolas. La presencia de estos contaminantes junto con el aumento de temperatura en el agua del océano son unas de las principales causas de blanqueamiento en los corales.


En cuanto a los estudios realizados en el daño producido a peces y mamíferos, se ha encontrado por ejemplo que el 4-MBC en ratas, interfiere con el comportamiento sexual y prácticas de reproducción. En el pez cebra se encontró que el octocrileno altera el desarrollo del cerebro y el hígado. En la trucha arcoíris y el medaka (de acuerdo a los estudios realizados en laboratorio) se encontró que la exposición a altas concentraciones de oxibenzona reduce la producción de huevos lo cual implica menos periodos de incubación además de la presencia de vitelogenina en los machos (la vitelogenina es una proteína precursora de la formación del huevo, es común encontrarla antes de la época de reproducción solamente en las hembras), lo cual significa que se les está dando características femeninas.



Tal vez todos los efectos que se han descrito anteriormente parecen afectar únicamente a la fauna y flora del mar, pero esto impacta a todos los que vivimos alrededor. En el caso de los corales, se trata de los ecosistemas con mayor biodiversidad del planeta, miles de especies dependen de los arrecifes de coral para sobrevivir como las tortugas marinas, peces, cangrejos, camarones, medusas, aves marinas, estrellas de mar, entre otras. Los arrecifes de coral les proporcionan refugio, zona de desove y protección ante depredadores, conforme los corales van desapareciendo, las especies que se encuentran en riesgo, podrían llegar incluso a la extinción. Por otro lado, nosotros también recibimos protección por parte de los arrecifes de coral puesto que son barreras naturales que minimizan el impacto de las olas y las mareas de tormentas, manteniendo más seguras a las comunidades costeras de manera más efectiva y económica. De igual manera pasa con la economía de miles de personas que dependen directamente de la pesca y el turismo, el blanqueamiento de coral agudiza la crisis de sobrepesca ya que se eliminan importantes bloques de la cadena alimenticia y no existe lugar para el desove y desarrollo de los peces. En cuanto al turismo por la atracción de los colores tan vistosos y la experiencia que genera estar cerca de un ecosistema tan diverso, deja una derrama económica de miles de millones de dólares cada año, dando sustento a miles de familias.


Ahora bien, en el caso de la bioacumulación de estos filtros solares en los peces, parecería que son pequeñas cantidades las que se han encontrado en sus organismos y que las consecuencias son solamente para las especies que han sido estudiadas como afectados directamente, sin embargo, es importante incluir en la discusión otro fenómeno con un gran impacto:

La biomagnificación es el aumento progresivo de la cantidad de contaminantes químicos persistentes según se avanza de nivel trófico en la cadena alimenticia. Es decir, supongamos que encontramos una pequeña cantidad de contaminante que “no es preocupante” en una especie que es el primer eslabón de la cadena, pero este ser vivo será consumido por el siguiente eslabón en la cadena alimenticia y este por el siguiente y así sucesivamente hasta llegar a los eslabones tróficos superiores, los cuales habrán recibiendo una mayor cantidad de contaminante químico que fue bioacumulado por los eslabones inferiores y amplificado hasta llegar a los grandes depredadores. Depredadores que, con una mayor cantidad de contaminante acumulado en su organismo, tendrá impacto en él y en sus crías como es el caso de los mejillones, erizos de mar y delfines.


El costo ambiental que tiene el uso indiscriminado de bloqueadores solares no había sido tan evidente hasta ahora que se están comenzando a cuantificar los resultados y por lo mismo la concientización de este problema tampoco se ha logrado. Es triste encontrar en foros que comienzan a darle importancia al tema, comentarios en los que muchos de nosotros nos ponemos en una postura de “pero las petroleras contaminan más, no quieren que cuidemos nuestra piel” pero no es cuestión de que los expertos y científicos que han invertido tiempo y recursos en recolectar datos que nos permitan dimensionar el daño que estamos haciendo, no quieran que cuidemos nuestra piel, esas solamente son excusas que buscan minimizar la cantidad de problemas que vamos acumulando y que se van

relacionando con nuestros malos hábitos día con día. El propósito de darle visibilidad a este problema radica en que están en juego miles de organismos vivos y ecosistemas, y si eso no es suficiente también nuestro futuro y el de nuestra civilización.


Si sólo usamos protectores solares y bronceadores para lograr un bronceado perfecto, deberíamos colocar en una balanza para decidir qué es más importante: tener un bronceado perfecto o preservar la vida acuática.

Las recomendaciones son utilizar ropa protectora (incluidos sombreros, jafas de sol, etc.) si vamos a salir y evitar exponernos entre las 10 a.m. y 2 p.m., horas durante las cuales podemos estar más propensos a la radiación UV, porque aunque no vivamos en zonas costeras y vayamos a disfrutar del mar todos los días, si utilizamos bloqueador diariamente, al bañarnos, retiramos todo el protector que colocamos en nuestro cuerpo (y como es bien conocido) todas las descargas de desagües, tarde o temprano van a parar al mar, haciendo llegar hasta la vida acuática, tu pequeña pero significante contribución a este problema.


La responsabilidad que ahora tenemos como humanidad es buscar otras alternativas para continuar protegiendo nuestra piel de la radiación solar, pero sin dañar ningún ecosistema. Tal vez como el ciudadano promedio que podemos ser, no tengamos ni la mínima idea de cómo realizar una nueva formulación y proponer filtros solares que sean más amigables con el medio ambiente, pero sí podemos exigir que quienes nos ofrecen esos productos, cambien sus formulaciones y nos ofrezcan nuevas alternativas, dejando de consumir protectores solares con filtros como:


  • Oxibenzona

  • Octixonato

  • Octocrileno

  • Benzofenona-1

  • Benzofenona-8

  • OD-PABA

  • 4-metilbenciliden alcanfor

  • 3-bencilideno alcanfor

  • Nano dióxido de titanio

  • Nano óxido de zinc

Y si posees los suficientes conocimientos para buscar y proponer filtros solares que puedan ser menos dañinos con el ambiente, tu momento ha llegado, ahora más que nunca necesitamos héroes que nos ayuden a encontrar soluciones a estas problemáticas.

Referencias Bibliográficas:

9 visualizaciones0 comentarios